Ya disponible el Pleno Extraordinario del día 31 de Mayo de 2017, para escucharlo haga clic.


31/8/2017

Los dueños de perros que no se responsabilicen de retirar de la vía pública los excrementos de sus mascotas cuando los sacan a pasear; inundando la vía pública y nuestras zonas verdes, conllevará multa.

Los amos responsables sacan a pasear a sus perros no solo para que se ejerciten sino para aprovechar que hagan sus necesidades, pero muchos no consideran que deben limpiar los desechos para evitar enfermedades y contaminación.

Las heces del perro se pulverizan y las personas terminamos respirando sus desechos, que pueden causar infecciones.
Es un asunto de sana convivencia social y de evitar riesgos a la salud.

 

Un perro produce en promedio 300 gramos de excremento al día y medio litro de orina, el suelo absorbe la orina, pero el excremento se seca, se pulveriza y sus partículas viajan en el ambiente y pueden terminar en los alimentos que se consumen en la vía pública o las podemos respirar, todo ello constituye un riesgo de enfermedades e infecciones.

Recoger las heces del perro reduce al mínimo las posibilidades de exposición a los huevos y larvas de gusanos, lombrices y otros parásitos que causan estragos en el sistema intestinal humano. Algunos parásitos que se encuentran en las heces caninas pueden causar lesiones oculares graves en los niños pequeños.

Uno de los mitos más comunes es que los desperdicios del perro sirven de abono para jardines o jardineras. Sí son biodegradables, pero los perros, al ser omnívoros, pueden desechar bacterias o parásitos que son resistentes a los procesos ambientales.

Toparse con las heces de perros en la calle también es algo desagradable, no solo por el olor, sino por el riesgo de pisarlas, consideramos una falta de respeto para los demás no recogerlas.

 

 

 

 

Lojident Clínica Dental

Visítenos