16/9/2019

22 millones de euros que beneficiarán a todas las poblaciones de la provincia de Cádiz.

22 millones de euros. Esta es la cuantía de la nueva edición del Plan Invierte que Diputación destinará a los 45 municipios y diez entidades locales autónomas de la provincia de Cádiz.

La presidenta de Diputación, Irene García, ha presentado las líneas del nuevo programa a todos los alcaldes y alcaldesas: en primera instancia a los de poblaciones con menos de 20.000 habitantes en el seno del Consejo de Alcaldías y, en una reunión posterior, a los regidores de municipios con más de 20.000 habitantes. Junto a Irene García, para precisar los aspectos técnicos del nuevo Invierte, intervino el diputado de Desarrollo Local, Manuel Chacón.

El Plan Invierte se nutre del superávit del anterior ejercicio presupuestario. La liquidación del año 2018 comportó más de 41 millones de euros. Irene García ha reiterado que es partidaria de destinar hasta el último céntimo “al servicio de la provincia de Cádiz”, si bien la actual legislación restringe esta capacidad. Aún así, se apuran las posibilidades de reinversión hasta movilizar los citados 22 millones de euros que en la práctica duplican el presupuesto de la anterior edición del Plan Invierte.

El equipo de gobierno que preside Irene García decide, por cuarta vez, dedicar los superávit presupuestarios a la financiación de planes Invierte. La suma de las cuatro ediciones alcanza un montante de 57 millones de euros que inciden en todos los municipios y entidades locales autónomas de la provincia de Cádiz.

 

La mayor parte del presupuesto, en concreto 16 millones de euros, se destinará al objetivo original del Plan Invierte: es decir, a la financiación de obras de renovación y mejora de infraestructura urbana, siempre que sean inversiones financieramente sostenibles. Como novedad se incorporan dos líneas: un plan de mejora de equipamientos, dotado con 3.150.000 euros, que contempla la mejora de mobiliario y enseres dedicados a servicios culturales, deportivos así como a parques y jardines. La otra iniciativa novedosa es un plan de mejora de vehículos, adscritos a la recogida y tratamiento de residuos sólidos urbanos, o bien a seguridad, orden público, protección civil o transporte de viajeros.

La distribución de este fondo está determinada por la población de cada localidad. Los municipios con más de 20.000 habitantes percibirán, cada uno, 500.000 euros por el Invierte clásico, 90.000 euros procedentes del plan de mejora de equipamientos y 80.000 a través del programa para la renovación de vehículos. A los municipios con menos de 20.000 habitantes se les destinan 250.000 euros con cargo al Invierte habitual; 45.000 euros desde el plan de equipamiento y 40.000 para adquisición de vehículos. Por último las entidades locales autónomas dispondrán de 100.000 euros, vía Invierte convencional, 45.000 para mejora de equipamientos y 40.000 procedentes del plan de vehículos.

Las nuevas líneas –equipamientos y vehículos- son intercambiables: es decir, se puede optar por prescindir de uno de estos ámbitos y acumular la inversión al programa restante. Esta flexibilidad no se aplica en el caso del Invierte convencional. Antes de que culmine el año 2019 deberán estar adjudicadas todas las actuaciones y su ejecución tendrá que estar resuelta antes del 30 de junio de 2020. Estos fondos movilizados por Diputación admiten cofinanciación. Se estima que gracias al Plan Invierte se podrán emprender más de 400 proyectos en toda la provincia de Cádiz.

La presidenta de Diputación, durante la sesión del Consejo de Alcaldías, ha valorado la “utilidad y operatividad” de este foro, en el que la voz de los Ayuntamientos adquiere un papel protagonista en la concreción de los instrumentos que necesitan las diferentes poblaciones de la provincia de Cádiz. Irene García ha indicado que la aplicación del Plan Invierte requerirá agilidad y diligencia para cumplir con los plazos de ejecución. “Tenemos que volver a dar una lección”, ha destacado la presidenta de Diputación, “tal como se ha hecho en las anteriores ediciones”. Irene García ha manifestado que el conjunto de administraciones tienen que reconocer que las entidades locales son ejemplo de eficiencia y eficacia en la gestión de programas.

Irene García ha reafirmado los tres pilares básicos en los que se sustenta la acción de gobierno de Diputación: la lucha contra el desempleo, el fortalecimiento de las políticas sociales como medio para evitar brechas de desigualdad entre los ámbitos rural y urbano, así como la asistencia a municipios para emprender servicios públicos de calidad. Unos principios aplicados mediante “una gestión económica rigurosa y responsable”.