20/01/2021 - www.TrebujenaDigital.es

«El secreto es ser humilde y confiar en una misma», cuenta la vencedora de la octava edición del programa, de solo 9 años

Aurora, ganadora de «MasterChef Junior», marca un récord de precocidad.

Aurora gana 'MasterChef Junior 8' y se convierte en la vencedora más joven  de la historia del talent

«El secreto es ser humilde y confiar en una misma». Esas fueron las primeras palabras de Aurora, gaditana de 9 años, cuando el jurado anunció que era la primera clasificada para el duelo final de «Masterchef Junior 8».

Aurora ha sido a la edición infantil lo que Ana Iglesias a la de mayores: la hormiguita que escuchaba, aprendía y progresaba en silencio mientras el benjamín Javi se peleaba con todos y Henar colgaba con la presión del cartel de favorita (y hablaba por los codos).

 

De ella no sabemos mucho porque más bien ha contado poco. Que el puchero y la tortilla de patatas de su abuela son sus platos favoritos. Que empezó a interesarse por la cocina a los 3 años, a la vera de su padre. Que es superdotada y por ello la adelantaron un curso en el cole. Que no hay mejor plan para una tarde de sol que recibir a sus amigas en la piscina de su casa, comer y darse un baño y así hasta el infinito y más allá. Todo ello en Trebujena, su pueblo, del que su abuela, por la que siente auténtica devoción, salió por primera vez en su vida para visitarla en las cocinas de «MasterChef». A ella le dedicó el postre del extraordinario menú con el que logró el triunfo.

Tiene como red social favorita Tik Tok y en su cima cinematográfica está situado un ex concursante de «MasterChef», Santiago Segura, autor de su peli favorita, «Padre no hay más uno».

Niña de carácter, tiene las ideas muy claras en cuanto a la igualdad. En el fragor de una prueba se escuchó a Nicolás (su duelista en la final de anoche) decir lo siguiente: «A las mujeres hay que darle la razón en todo». La réplica se la dio Aurora: «Que sí, que si llevo la razón pues me la das, pero porque sea una mujer no».

A la hora de cocinar, tiene una ventaja: «Me gusta todo». Y todo lo prueba. En el reto que le dio acceso a la final, librado la pasada semana, impresionó al que, según dijo, es su chef favorito, Berasategui. Anoche replicó a la perfección una propuesta gastronómica de un chef estrellas Michelin.

Su último menú fue un homenaje a sus raíces gaditanas. Y lo bordó. Con temple y decisión, sin tensión: «Nunca me pongo nerviosa», dijo cuando la visitaron los chefs mientras preparaba su triunfadora propuesta final. En la galería, su madre lloraba emocionada cada vez que un juez le lanzaba un elogio; y fueron muchas. Su madre, esa que se resistía a creer que su Aurora tuviese posibilidades: «La niña no entra, la niña no entra», repetía cuando el casting. Entró. Y fue la mejor entre 12.000, que son los niños que se presentaron al casting de «Masterchef Junior 8».