19/03/19

Francisco Cordero estalla con un decreto después de que sus cuatro concejales no se presentaran al pleno por estar en contra de una moción a favor de la caza.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de El Cuervo, el último pueblo de Sevilla hacia el sur, está formado desde hoy única y exclusivamente por el alcalde, Francisco Cordero (IU), pues acaba de firmar un decreto en el que ha cesado de forma fulminante a sus cuatro concejales: Jon Bejarano, primer teniente de alcalde y delegado de Urbanismo; María de los Ángeles Tejero, delegada de Hacienda y Personal; Francisco Javier Linares, delegado de Educación; y Miriam Zapata, delegada de Cultura

Aunque la razón más superficial es que sus cuatro excompañeros no se presentaron al último pleno municipal, el pasado 14 de marzo, en protesta por una moción de apoyo a la caza y al silvestrismo con la que estos cuatro concejales no estaban de acuerdo, parece haber razones más profundas en el desencuentro. “Hace tiempo que debía haberlo hecho”, se ha ratificado el primer edil cuerveño a este periódico. “No voy a tolerar la falta de respeto a todo un pueblo, porque si ellos no estaban de acuerdo con esa moción podían haber defendido su postura en el pleno, dando la cara”, insiste.

 

El caso es que la moción detonante del conflicto, más simbólica que otra cosa, fue aprobada por unanimidad de los presentes: los cinco ediles del PSOE, los tres del PP y el alcalde de IU, que se encontró solo en el salón plenario. Se trataba del tercer punto del orden del día, a propuesta de la Federación Andaluza de Caza.

La moción fue presentada por el propio Cordero y en contra de la opinión de sus cuatro concejales, tal y como se lo habían dejado claro en la comisión informativa una semana antes. “Pero es que yo, como les he recordado a estos cuatro”, dice ahora el alcalde, “repartí una carta a todos mis vecinos cuando me presenté en 2015 en la que me comprometí a apoyar a todas las asociaciones locales, incluidas las dos de caza y silvestrismo”. “Nosotros tenemos principios”, se defienden los cuatro ediles, por su parte, “lo que este hombre no tiene”.

En este sentido, el hasta ayer delegado de Educación, Francisco Javier Linares, aseguró hace un par de días que la propuesta sobre caza “es un claro ejemplo de la soberbia y el afán de poder de este señor”. La ahora exdelegada de Hacienda, María de los Ángeles Tejero, por su parte, insistió en que “estamos muy cansados de que no se nos escuche y se tomen decisiones importantes de forma unilateral por parte de nuestro alcalde y que luego quiera que la gestión del tema corra a nuestro cargo”. 
“Mucho he aguantado ya”

Francisco Cordero ha dado una rueda de prensa en la que ha destacado que “he aguantado mucho”, en referencia a su relación con los otros cuatro miembros del gobierno local. El primer edil asegura que “voy a hacer un esfuerzo y a seguir trabajando por este pueblo, que a partir de ahora va a notar el cambio” en la gestión municipal y en los servicios que el Ayuntamiento presta a los vecinos. “No quiero conmigo a nadie que solo esté por una nómina, quiero gente que ame y esté por El Cuervo”, dice, y añade: “Me voy a multiplicar para llevar todas las delegaciones, algo que ya vengo haciendo, puesto que soy el único que durante todo el mandato ha dado la cara; no era normal que alguna de mis concejalas no apareciera por el Ayuntamiento jamás antes de las nueve de la mañana.

 

La inundación de 2017

Según el alcalde de El Cuervo, hubo un detonante anterior a toda esta situación que a él no se le olvida: la noche del 17 de octubre de 2017, cuando unas lluvias inundaron y produjeron innumerables desperfectos en el pueblo. “Eso se me quedó clavado para siempre”, dice. “No se me olvidará que yo mismo y muchos trabajadores de este Ayuntamiento tuvimos que socorrer a personas mayores mientras estos cuatro concejales, a los que llamé a la una de la madrugada, no me cogieron el teléfono y siguieron durmiendo”.

 

Su propia lista para mayo

El regidor de El Cuervo, que ha mantenido esta mañana una reunión de urgencia con los trabajadores de su Ayuntamiento para ponerlos al corriente de la nueva situación, recuerda que él, a sus 60 años “y con tres nietos”, lo que quería “es estar en un segundo o tercer plano, volver a la empresa de escayolas lebrijana donde tengo una excedencia” y que fueran algunas de sus compañeras las que encabezara la lista para las próximas municipales del 26 de mayo. Sin embargo, ni Tejero ni Zapata quisieron dar el paso. “Si ellas se presentan a las primarias, y todavía están a tiempo, yo no me presento”, ha explicado Cordero, “pero si no, haré el sacrificio, pero con mi propia lista, claro”. “Se rebelaron en el momento que se enteraron de que yo no contaba con ellos”, asegura Cordero, que cuenta con el apoyo del coordinador provincial de IU, Manolo Lay. “Me ha dicho que no me preocupe”, asegura.

 Fuente: El Correo de Andalucía